365 días después.

Tantas cosas que decirte, que no sé cómo empezar. Lo que sí sé es que ya no soy la misma.

Quién realmente puede vivir después de un adiós tan desgarrador? Sólo se puede sobrevivir.

Pero sobrevivir todos los días es agotador, por eso sé que no soy la misma persona.

Prácticamente he tenido que empezar de cero a construirme, con una herida que pesa demasiado. Ni si quiera puedo hablar de ti, y hay tantas cosas que contar…, pero aún duele mucho.

Y como no puedo ser igual, ahora intento ser mejor que antes, al menos estoy en ello abuela. Estoy aprendiendo a vivir con esta versión de mí, sin ti.

Tú que le has encontrado la luz hasta a la “oveja más negra”, y que has hecho que todos y cada uno de nosotros, nos sintamos especiales y capaces de cualquier cosa.

La promesa que te hice aquel día que conduje hasta ti pensando que sería la última vez que te vería, todos los días me esfuerzo por cumplirla. Luego tuve la suerte, egoísta por mi parte decir esto, de disfrutar de ti algunos días más.

Me has cambiado y tiene narices que sea una mejor versión de mí cuando no estás aquí para verlo.

Es brutal el poder del amor. El poder de una persona grande, que sigue haciendo tantas cosas por los demás, aún cuando ya se han ido.

Ahora soy más fuerte. Pero claro, después de vivir 365 días sin ti, no hay pena que me parezca tan grande, y es difícil que algún mal momento que no tenga que ver con el dolor que me supuso tu partida, pueda conmigo.
Durante demasiado tiempo, he estado enfada con el mundo por apartarte de mi. Tremenda egoísta, pero de verdad, te echo de menos cada segundo y me queda toda una vida por delante.

Y hoy sé, igual que ayer, igual que mañana, que daría todo lo que tengo por verte una vez más, y poder cantarte mientras me miras con ojos de amor y cra de pilla, y poco a poco te quedas dormida agarrada de mi mano.

Por favor, no pienses que es una carta triste, lo triste es no verte, pero es un orgullo ser tu nieta y haber formado parte de tu vida.

Te mando un beso del tamaño del mundo al cielo, como cada día.
Con AMOR,
Fátima


One thought on “365 días después.

  1. Una carta preciosa a un familiar tan entrañable como es una abuela. No sabía que se puede decir tanto en tan pocas lineas: deberías seguir escribiendo.

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s